Iban Barrenetxea

Apasionado desde la infancia por el mundo de los libros y el dibujo, Iban Barrenetxea (Elgoibar, 1973), trabaja como diseñador gráfico hasta que, en 2010, las ilustraciones que mostraba en su blog llaman la atención de varios editores, momento en el cual decide dedicarse a tiempo completo a desarrollar su pasión por contar historias.

 

A partir de este giro vital, comienza una carrera plagada de continuos éxitos. Como ilustrador de textos ajenos destacan sus trabajos para El cazador y la ballena (OQO Editora), Alicia en el país de las maravillas (Anaya), Por el color del trigo (FCE), Blancanieves (Nørdicalibros), David Copperfield y Otra vuelta de tuerca (Ed. Teide) o La Liga de los pelirrojos (Anaya), entre otros.
 
De la mano de la editorial A buen paso se consolida, además, como un elegante, divertido e imaginativo narrador. Así, ilustra y escribe Bombástica Naturalis (por el que recibe la Placa de honor en la Bienal Internacional de Ilustración de Bratislava y el Premio Euskadi de Literatura en la categoría de ilustración 2012, quedando como finalista en el premio Junceda Iberia y en los CJ Picture Book Awards de Corea), El cuento del carpintero (Premio Libro Kirico 2012, Premios Euskadi de Literatura Infantil y Juvenil 2012) y el reciente El único y verdadero rey del bosque.
 

Cuestionario de ilustrAutor...

Técnica de trabajo  Ahora mismo, totalmente digital. Sólo realizo bocetos si me los solicitan los editores, pero no forman una parte indispensable de mi proceso. Me documento mucho, trato de zambullirme por completo en el proyecto y espero hasta ver las imágenes y la secuencia completa con claridad antes de empezar a trabajar. Prefiero pintar masas directamente a dibujar los contornos a línea (excepto cuando se trata de arquitectura, objetos complejos, etc… en cuyo caso empleo un programa de dibujo vectorial). En realidad, aunque sea por medio de un ordenador y una tableta gráfica, mi técnica se parece bastante a pintar sobre un lienzo.
Entorno de trabajo                                                Mi mente está siempre patas arriba, así que para compensarlo soy muy ordenado. Me gusta que el ambiente sea cálido pero minimalista, sólo con lo indispensable. Una mesa de dibujo, otra con un ordenador y la tableta gráfica, muchos libros —bien ordenados—, algunas orquídeas y otras plantas y mi gata durmiendo en el sillón. Pocas veces trabajo en silencio. Me encanta escuchar “audiobooks”, es como ver películas en la mente mientras pinto. Para escribir soy menos formal. El primer borrador siempre a mano, los cientos de revisiones posteriores tirado en el sofá con el portátil escuchando los cuartetos finales de Beethoven.
Artistas que inspiran  Soy de los que piensan que la inspiración llega trabajando, pero voy pasando por distintas etapas en los que me entusiasmo por cosas que van desde los relieves asirios hasta pintores contemporáneos. Últimamente lo que más me emociona son los los grandes retratistas como Van Dyck, Ingres y, sobre todo, John Singer Sargent. Y aunque no sea un artista de los pinceles, tengo que confesar que estoy obsesionado con Henry James.
Obra ilustrada favorita
Por escoger uno, “The remembered visit” de Edward Gorey.
Hobbies  La música, tocar el clarinete, el cine mudo, la exploración polar, la literatura inglesa del s. XIX, mil cosas más…
Manía curiosa  Ejem, por escoger una que espero que no suene excesivamente rara… Me gustan mucho los cuadernos de bocetos, de notas, etc… Tengo un montón sin estrenar, no porque los coleccione, es que no los utilizo porque me da pena estropearlos. Vale, creo que al final ha sonado raro. ¡Pero que conste que conozco a una ilustradora a la que le pasa lo mismo!
Un sueño profesional                                                                          Poder dedicarle a cada libro todo el tiempo que me gustaría dedicarle. Y si eso no es posible, al menos poder seguir creando libros.

Su galería de ilustrAutor...


Síguelo en...